No a la pena de muerte para Marino

Marino es el nombre de un perrito de raza pit bull que esta «condenado a muerte», y su familia humana mantiene, desde hace más un mes, una fuerte lucha con las autoridades de Nuevo León para que sea indultado.

El pasado 09 de diciembre del 2019 Marino provoco que una menor sufriera heridas en la cabeza luego de lanzársele encima y que cayera ante ello, el estado afirma que es un perro agresivo y como castigo debería recibir una inyección letal

Para la dueña del canino Nelsy Castillo, comentó que el animal no es bravo ni «un peligro para la población».

«Sólo nos dijeron que el niño tuvo una herida en la cabeza y todos decían que el perro lo había mordido, pero nunca nos mostraron un papel o una hoja que comprobara eso», relató Castillo.

Después del accidente agentes ministeriales llegaron a su casa para llevarse al perro, y lo dejaron en la unidad antirrábica ubicada en Félix U. Gómez, en Monterrey, donde permaneció durante más de un mes.

No obstante, se ha abierto una esperanza para los dueños de Marino pues el pit bull fue traslado a la Secretaría de Salud del municipio de San Pedro, y ahí será entrenado por especialistas en comportamiento canino, y sólo están a la espera de que el centro de Salud decida si lo entregan a sus amos.

«Hoy entregaron un papel donde dice que el perro va a ser regresado, ahora la decisión la tiene la Secretaría de Salud de San Pedro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *