fbpx

Va el IMSS en NL de mal en peor

Al igual que a nivel nacional, la crisis hospitalaria en el IMSS de Nuevo León se ha agudizado en el último año y no se han visto efectos positivos de la Cuarta Transformación de Andrés Manuel López Obrador, que incluso ha cortado recursos al Sector Salud, alertaron trabajadores del Seguro Social.

En un recorrido que se realizo por 11 unidades médicas del IMSS durante las pasadas seis semanas en el área metropolitana, se detectó que la falta de equipo y personal y la alta demanda de los derechohabientes ha provocado que la calidad de la atención médica sea deficiente y poco digna.

En el recorrido, el personal médico y el reportero constataron carencias básicas, como falta de camas, de sillas de ruedas, de insumos, así como instrumental para quirófano deficiente en salas de urgencias, medicina interna y quirófano.

En Clínicas como la 67, en Apodaca; la 6, en San Nicolás; y la 33, en Monterrey, se observó a decenas de pacientes -la mayoría de la tercera edad- sentados en bancas metálicas, con el suero ya canalizado vía intravenosa, esperando durante horas, o en algunos centros médicos hasta días, a que les consiguieran una cama.

Por ejemplo, don Pedro, de 80 años, llegó la mañana del 23 de mayo a la sala de Urgencias de la Clínica 6 con síntomas de angina de pecho, pero no había camillas y lo atendieron en un área donde había sólo sillones viejos y bancas metálicas.

Una doctora especializada en el área de traumatología de la Clínica 67, que pidió omitir su nombre por temor a una represalia laboral, dijo que el problema creció en los últimos tres años, pero en este 2019, en los primeros meses del nuevo Gobierno federal, la alta demanda de los derechohabientes ya los rebasó y no ven ayuda.

Otro médico de la misma clínica señaló que los recortes económicos al Sector Salud ordenados por la actual Administración han repercutido negativamente.

«Tenemos una marcada sobrepoblación», dijo, «y falta con qué trabajar: desde equipo, instrumental, medicamentos. El problema va en crecimiento, pero en este medio año lo he sentido más fuerte y ésa es una realidad.

«Para nosotros la salud tiene que ser una prioridad independientemente del candidato y el partido que esté en el Gobierno», agregó.

La ocupación de unidades del IMSS a nivel nacional ya alcanzó el 90 por ciento al cierre del 2018, lo que supera en 5 por ciento el permitido para prevenir infecciones hospitalarias, y no hay personal suficiente para atender a la población.

La restricción de recursos para el Sector Salud ya provocó la renuncia del director del IMSS, Germán Martínez.

En el recorrido se detectó falta de insumos en las clínicas 2 y 35, en Monterrey; en la 7, en San Pedro, y en la 64, en Santa Catarina.

Además, la falta de personal aunado a la alta demanda de los usuarios provoca retrasos en citas y filas de hasta 30 minutos en farmacia en la unidad 24, en García; en la 43, en Escobedo, y 32, en Guadalupe.

En el Hospital 21, en el Centro de Monterrey, la urgencia por desalojar cuartos provoca que pacientes esperen por su traslado en la recepción del edificio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *