¿Tienes más de 800 followers? Ahora podrías ser un influencer y cobrar

En esta nueva era digital, las redes sociales son el medio de comunicación masiva por excelencia, y la mercadotecnia de influencers se ha convertido en una nueva forma de anunciar y darle promoción a diversos productos por medio de personas con cierta pericia o habilidad sobre un tema en particular.

La agencia de marketing MediaKix, visualizó que para este 2020 las redes sociales dejarán ganancias entre 5000 y 10.000 millones de dólares.

Influencers es aquel que solo tiene pocos miles de seguidores, y sin embargo, hacer una campaña publicitaria con ellos da como resultado un 60 por ciento más de posibilidades de venta que a través de famosos seguidos por millones de personas.

Son usuarios que cuentan con seguidores en sus redes sociales: «youtubers», «instagramers», cantantes, etc.  que han tenido su altavoz en internet. También los hay ciberactivistas, escritores, humoristas, «gamers», entre otros.

Para la plataforma The Influencer Marketing Hub, en colaboración con NeoReach y Viral Nation, el 63% de los vendedores planea aumentar su presupuesto para el marketing de «influencers».

El concepto de “influencer” está cambiando, hace unos años se hablaba de personas con millones de seguidores, ahora se comienza a hablar de otro tipo de influyentes con menor número de seguidores, pero despertando el interés de las marcas, a estos se les llama los micro y nano “influencers”.

Un ejemplo es él del fotógrafo Jorge Monroe, que en su Instagram @jorgemonroephoto tiene más de 8.000 seguidores.

Aquí muestra al mundo sus trabajos y promociona sus sesiones, logrando una media de entre 500 y 800 «likes» por foto. En una de las más recientes escribió: «hoy he tenido algo de tiempo para hacerme un autorretrato con las lentillas que me enviaron @ttd_eye hace dos días».

Y es que «los perfiles con menos de 10.000 seguidores tienen un 10% de «engagement» (implicación), mientras que las cuentas con más de un millón de seguidores solamente tienen 0,02%», explicó Ismael El-Qudsi, CEO de SocialPubli, para la revista de moda Vogue.

En palabras de Leigh-Wood Oake, cofundadora de la agencia Wicker Wood, para Bussines Insider: «muchas marcas prefieren trabajar con nano o micro influenciadores porque están mucho más enfocados y más dirigidos a sus seguidores y audiencia». Según esta experta: «Estos nano y micro «influencers» están más en sintonía con sus seguidores inmediatos porque los han cultivado, todavía son lo suficientemente pequeños como para poder interactuar bien». Mientras tanto, los «influencers» más grandes «se perciben un poco fuera de contacto», explicó Leigh-Wood Oake.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *