Se cumplen 24 años del acontecimiento más amargo de Tigres: su descenso ante Rayados

24 marzo de 1996, domingo; 12:00 del mediodía, una tarde que quedó marcada por siempre en los aficionados de Tigres, tal vez el momento más amargo en sus 60 años de historia. Hoy exactamente son ya 24 años de aquel momento.

Aquella tarde el escenario para Tigres era ganar o morir, los felinos llegaban al clásico regio con muy pocas posibilidades de mantenerse en primera división, y por sí fuera poco, Monterrey mantenía una parsimonia sobre los felinos, pero aún seguían con vida al momento del silbatazo inicial.

Tigres y Morelia peleaban por no descender a segunda división, ambos juegos se disputaron a la misma hora.

Las ilusiones felinas se incrementaron, cuando Omar Arellano por el sector derecho, sacó un tiro que fue desviado por un defensor rayado, el balón al fondo y Tigres se ponía 1-0.

A partir de ese momento Monterrey se volvió dueño del partido, pero fue hasta en el segundo tiempo cuando Sergio Verdirame de volea, y Luis Miguel Salvador, con un tiro bombeado, le dieron a Rayados el triunfo de 2-1, resultado que los metía a la liguilla.

Para aminorar el dolor los aficionados felinos comentan que no fue su acérrimo rival Rayados quien los mandó a segunda división, pues aún ganando no había nada que hacer, puesto que Morelia no tenía que ganar.

Lo que es una realidad es que Tigres llegó vivo a aquella edición 51 del clásico regio y fue ante los ojos del Monterrey, su rival odiado, donde perdió la categoría al descender a segunda división.

Por Rafael Martínez

Te puede interesar: La rivalidad entre Tigres y Rayados en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *