fbpx

Arabia Saudita busca crucificar a un joven activista que reclamó por derechos humanos

Autoridades de Arabia Saudita quieren crucificar a un joven activista que en el 2011 reclamó por “derechos humanos” para su pueblo.

En ese momento, Murtaja Qureiris tenía sólo diez años cuando aprovechó una concentración de niños con bicicletas, para hacer su petición con un megáfono, “El pueblo reclama derechos humanos”, dijo.

Su petición fue suficiente para que tres años después fuera detenido, y ahora que ya cumplió la mayoría de edad, una petición del fiscal busca que le sea impuesta la pena capital, para que su cuerpo sea sometido a la crucifixión pública y la desmembración.

“Murtaja es, sin duda, la víctima más joven de un sistema judicial saudí que descaradamente incumple la legislación internacional”, dijo Maya Foa, directora de la organización británica Reprieve.

“Hay otros muchos jóvenes en el corredor de la muerte saudí, con un riesgo inminente de ejecución por ejercitar su derecho a la libertad de expresión. Los socios occidentales del reino deberían exigir justicia para todos ellos”, agregó.

Murtaja es muestra del calvario de quienes sufren por desafiar a la monarquía saudí del príncipe heredero Mohamed bin Salman, informó Milenio.

El joven es procedente de una familia de activistas de la minoría chií, en una provincia del este de Arabia Saudí, quienes han denunciado por décadas la marginación en la que se encuentran.

Su hermano Ali murió durante una represión gubernamental en una de las marchas que tomaron las calles desde 2011.

El menor fue detenido en septiembre de 2014, aunque la fiscalía general saudí no presentó cargos en su contra hasta tres años después.

Protestas antigubernamentales, asistir al funeral de su hermano, estar en posesión de armas de fuego, arrojar bombas molotov contra una comisaría, y enrolarse en una organización terrorista, son algunas de las acusaciones en contra de Murtaja

Tras su detención, el joven activista fue trasladado a un centro de detención juvenil y ahí pasó su primer mes en confinamiento solitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *